Los niños son aún el símbolo del matrimonio eterno entre el amor y el deber