Hago esto en una reñida ausencia cuando cada antiguo, pétreo minuto acogotado de la estación del amor fondea mi enraizada lengua